La gestión interina se reivindica como una opción rentable en su primer congreso

Interim Management. Son las dos palabras mágicas que recogen un concepto bastante habitual en los países anglosajones, pero poco extendido en otros sitios como España. La idea es contratar directivos con amplia experiencia de gestión para proyectos de renovación interna cortos y con objetivos específicos. No se trata, por tanto,  de un “trabajo temporal para ir tirando” sino una ocupación con valor propio que las empresas empiezan a valorar como una alternativa a la consultoría.

La contratación de directivos siempre es una apuesta arriesgada, tiene características especiales por el apartado de complementos de productividad y a veces supone una aventura por la incertidumbre de los resultados. En este contexto el Gestor o Director Interino es un perfil nuevo, orientado a resultados, que no busca una contratación a largo plazo, sino la aplicación inmediata de sus conocimientos y experiencia en algún sector. Una oportunidad de oro tanto para profesionales como para empresas, al fomentar un mercado de conocimiento más dinámico que el convencional.

De todo esto se habló en el Primer Congreso Nacional de Interim Management organizado por la Asociación de Interim Management de España (AIME). Con una considerable asistencia, que llenó casi por completo el local reservado por la organización, en las ponencias se trataron temas como los nuevos modelos de gestión empresarial, el marco jurídico de la dirección externa o la consideración del talento senior, ya sea como problema o solución, en una mesa redonda que cerró el evento. Tras el éxito de esta primera convocatoria, es bastante seguro que se repita el año que viene.

Más información en Interim Spain.

Fotografía de Interim Spain.