PWC cifra en un dos tercios las pérdidas por mala gestión de proyectos

Feltcher Building, una de las mayores constructoras de Australia con una capitalización de casi 3.600 millones de dólares, ha reconocido pérdidas por valor de 292 millones en el último ejercicio. Los motivos, según su máximo responsable, se encuentran en las dificultades de una época de crecimiento: para hacer frente a la demanda debes poner a prueba tus recursos y es entonces cuando el método de gestión demuestra su valor.

Un informe de Price Waterhouse Coopers va más lejos y pone cifras. El coste de un edificio comercial en la zona, en promedio, se sitúa en torno a los 15 millones de dólares, pero sólo un tercio de esa cantidad termina materializada en el propio edificio, lo que podríamos llamar “valor adquirido”. El resto se pierde en retrasos, sobrecostes, litigios y pérdidas de rentabilidad.

Es difícil encontrar estudios que cuantifiquen las pérdidas por malas prácticas de gestión. Aunque hay numerosas encuestas anuales o similares que tratan de “pulsar” el estado de dichas prácticas, una cosa es indicar de forma más o menos anónima si se usa Kanban o Gantt y otra reconocer pérdidas millonarias por esa decisión. Con una tendencia cada vez mayor a minusvalorar el papel del gestor de proyectos “clásico”, con su análisis de riesgos, cadena crítica y coordinación en favor de métodos más atractivos pero menos eficaces, hay que recordar estas cifras para cuantificar que un buen trabajo de gestión puede reducir las pérdidas señalas por PWC: 10 millones de dólares por proyecto.

Más información en Stuff.

Fotografía de Juhasz Imre.